ROGER HODGSON en El Periódico, Junio 2009

ROGER HODGSON en El Periódico, Junio 2009

Más...

ROGER HODGSON: “DEJE SUPERTRAMP PARA NO PERDER A MI FAMILIA”
Por IMMA FERNANDEZ

EL PERIODICO, Barcelona 29 de Junio de 2009


La afilada voz de Supertramp vuelve a Barcelona doce años después para revivir, el miércoles en el Poble Espanyol, los éxitos de la banda sonora de varias generaciones.


–Durante su actuación en el pasado Festival de la Porta Ferrada, preguntó por qué no actuaba en Barcelona, una de sus ciudades favoritas.

Sí, me encanta su espíritu, la gente. Es tan viva, pasional, única... Y tengo muchos amigos; se lo dije a mi mánager y estoy muy feliz de volver.

–Derrochó mucho sentido del humor. Con Supertramp, era muy tímido.

Sí, he cambiado mucho. Antes no podía ni hablar con el micrófono y ahora me gusta reír y hacer reír. Los 20 años fuera del grupo me hicieron un hombre nuevo. Tengo una seguridad y una felicidad que nunca tuve. Disfruto mucho más de la vida.

–¿Cómo lo ha logrado?

La espiritualidad es muy importante para mí. No son el éxito o los aplausos los que me hacen feliz a mí o a los demás, sino sentirme agradecido por mi vida y vivirla con el corazón. Cada uno debe encontrar su camino hacia Dios, y para mí es el amor y se halla en el propio corazón.

–Su voz es la de siempre. Será porque no fuma...

Quizá, pero sobre todo es porque cuando me siento bien en mi interior, la voz suena maravillosa. Si me siento estresado o infeliz, no tanto.

–Se le acaba de morir su madre.

Ha sido muy duro. Fue un gran apoyo para mi música y mis sueños. Pero mi trabajo sobre el escenario consiste en dejar los problemas, sentirme feliz y dar lo mejor de mí a la gente.

–Sinceramente: ¿dejó Supertramp por diferencias con su otro líder, Rick Davies, por una crisis personal o, como usted dice, por su familia?

Se han contado muchas historias, pero la verdad es que me casé y tuve dos hijos en dos años y no podía hacer las dos cosas bien al mismo tiempo. Fueron 14 años maravillosos con el grupo, pero mi corazón me dijo que, si seguía, perdería ver crecer a mis hijos, perdería a mi familia.

–Se retiró a las montañas...

Sí, me fui de Los Ángeles a un lugar más saludable; me compré unas tierras en un bonito lugar, Nevada City, rodeado de árboles y naturaleza. Me decían que estaba loco, pero uno debe seguir su corazón.

–¿Nunca lo lamentó?

Fue una decisión muy difícil porque Supertramp era mi baby, mis canciones y sonidos. Y ahora que pocos saben quién fue Roger Hodgson, quiero que sepan que las canciones y la voz que han estado escuchando tantos años eran mías. Pero, cuando miro hacia atrás, sé que hice bien al ver crecer a mis hijos.

–Tuvo suerte, su mujer. ¿Siguen ustedes juntos?

No. Desafortunadamente, mi matrimonio se acabó cuando mis hijos crecieron. Nos dimos cuenta de que ya no había nada... Pero con mis hijos estoy muy bien.

–¿Qué es más difícil, ser padre o estrella del rock?

¡Oh, padre, mucho más! Tener éxito también es difícil, es como jugar con fuego, pero ser padre es mucho más desafiante y complicado.

–Sus padres le metieron de niño en un internado inglés. ¿Quizá por eso no quiso dejar solos a los suyos?

Sí, es posible. Yo estuve allí desde los 8 años y fue muy duro. A mis hijos los educamos en casa hasta los 11 años, cuando quisieron ir a la escuela. Yo fui interno demasiado pronto, muy pequeño, pero también fue una gran experiencia: me cuestioné muchas cosas, empecé a escribir canciones, compuse The logical song, estuve en la banda del cole... Y la guitarra se convirtió en mi mejor amigo.

–Con su hijo, Andrew, también músico, hizo un par de giras. ¿Hará más?

Tomó su camino, tiene su propia música. Pero quizá repitamos.

–Viene a Barcelona acompañado de Aaron McDonald al saxo, teclados, armónica... Una pequeña banda de dos ideal para tiempos de crisis.

Sí, sí. Hacemos un gran sonido, ¿no? Aaron primero solo tocaba el saxo y le animé a que aprendiera la armónica, teclados... Me gusta porque hacemos un sonido potente pero más íntimo; puedo poner más emoción que con una gran banda detrás.

–¿Le molestó cuando Rick Davies y compañía se lanzaron a la carretera bajo el paraguas de Supertramp?

Me molestó que rompieran el acuerdo y tocaran mis canciones cuando me dijeron que no lo harían.

–Usted quiso volver con Davies en el 2000, pero le dio calabazas.

Entonces no le interesó, pero aún espero que podamos volver a hacer música juntos. A mí me gustaría para cerrar el círculo.

–¿Le frustra que le pidan más los viejos hits que sus discos en solitario?

No, todas son canciones mías, unas más famosas que otras.

–¿Ha cumplido todos sus sueños?

Yo creo en servir a los demás. Con mi vida o mi música. Cada día me levanto muy agradecido por lo que tengo. Y ahora el sueño es compartir con el público mi corazón, ayudarles un poco... give a little bit... a ser felices.

You are here: Inicio Interviews ROGER HODGSON en El Periódico, Junio 2009